La desigual evolución de los pagos móviles a escala internacional

La desigual evolución de los pagos móviles a escala internacional

ODF – Funcas 62 / 2020

Fecha: 2 de septiembre de 2020

Los pagos móviles se han convertido en una las principales alternativas al efectivo en un gran número de jurisdicciones. En todo caso, se aprecian tendencias dispares a escala global. En Europa, destaca el pago vía smartphone con apps específicas para ese tipo de transacciones. Sin embargo, en Asia lo hacen las super apps, que agrupan múltiples servicios (mensajería, compras, redes sociales), además de los de pago.

Por otro lado, otras regiones como África y América Latina han encontrado en los pagos móviles una oportunidad para promover la inclusión financiera y el acceso a servicios financieros formales en áreas donde la penetración bancaria es limitada. En algunas de ellas se está prodigando, incluso, el pago mediante SMS o código QR. 

En Europa, 102 millones de ciudadanos usan ya su smartphone para pagar y se espera que en 2024 sean más de 160 millones[1]. Este auge ha sido promovido, en gran medida, por aplicaciones de pago nacidas de colaboraciones dentro de cada sector bancario. Este ha sido el caso, por ejemplo, de Bizum en España o de Swish en Suecia. En todo caso, también se ha prodigado el uso de alternativas no bancarias como Google Pay o Apple Pay, ofrecidas por las BigTech.


[1] Mobile POS Payments. Statista. https://www.statista.com/outlook/331/102/mobile-pos-payments/europe

En Asia, el pago digital es omnipresente y se combina, dentro de la misma app, con otras funcionalidades como son las redes sociales. Además, estas super apps van más allá y ofrecen la posibilidad de obtener créditos al consumo, realizar inversiones responsables o asesorarse en la gestión de carteras de inversión. A estos servicios puramente financieros se unen otros de comunicación, búsqueda en redes, o ventas para comercios online. Aplicaciones como WeChat, AliPay, Baidu, Go-Jek o Grab han hecho que el mercado de pagos digitales alcance los 16 billones de dólares sólo en China[2].

En África, por el contrario, han proliferado los pagos vía SMS. El auge de M-Pesa, el servicio de pagos por SMS de Vodafone, facilita que cualquier ciudadano pueda comprar de forma remota o, lo que es más popular, pagar o enviar dinero directamente al teléfono móvil de otra persona, a través de un mensaje de texto.  En América Latina, una región con un uso cada vez mayor de teléfonos inteligentes, los pagos móviles aumentan gracias en gran parte a la adopción generalizada de códigos QR. Además de servir como método de pago, el código QR permite a los clientes leer reseñas, ver un vídeo del producto o conocer sus características antes de la compra. Por ejemplo, en Chile, la empresa VeriTran ha llevado los pagos móviles


[2] No cash, no card – is it time for the mobile payments take over? TechHQ. 17 marzo 2020. https://techhq.com/2020/03/no-cash-no-card-is-it-time-mobile-payments-take-over/

Descarga Newsletter (formato PDF)

Funcas

Think tank dedicado a la investigación económica y social

Contacto
C/ Caballero de Gracia, 28 | 28013 Madrid, España
+34 91 596 57 18 | funcas@funcas.es
Síguenos
Send this to a friend