Retos de los neobancos europeos

Retos de los neobancos europeos  

ODF – Funcas 5 / 2021

Fecha: 19 de enero de 2021

El aumento de la digitalización bancaria a raíz de la crisis sanitaria del Covid-19 ha supuesto una oportunidad de crecimiento para las entidades financiera nacidas 100% digitales, los llamados “neobancos”. Algunos estudios apuntan a que en la actualidad, existen 111 neobancos operando en Europa[1]. Han crecido notablemente en el continente, superando los 20 millones de clientes, y se estima que pueden llegar a los 85 millones en 2023.

En todo caso, aún tienen importantes dificultades para convertir dicho crecimiento en beneficios para los principales neobancos europeos. En 2020, uno de los más destacados, Monzo, ha reportado pérdidas de 115,4 millones de libras, el doble del año pasado[1]. No es un caso aislado. Otros neobancos destacados también llevan varios años acumulando pérdidas, como Starling (Reino Unido), Bunq (Países Bajos) o N26 (Alemania)[2]. Los inversores están presionando a muchas de estas entidades para que demuestren su capacidad de ser rentables.

Uno de los pocos que recientemente ha reportado beneficios es Revolut. Este neobanco británico ha obtenido 56 millones de libras de beneficios (cerca de 76 millones de dólares) después de varios años de pérdidas acumuladas.

En cualquier caso, parece ser una rentabilidad reducida respecto a su capital, teniendo en cuenta que está valorado en 5.500 millones de dólares.

Además del reto de lograr unos beneficios razonables lo antes posible, estas instituciones financieras también se enfrentan al desafío de equilibrar crecimiento y capacidad operativa. Durante  2020, muchos de los principales neobancos han tenido problemas operativos significativos . Algunos como Monzo y Revolut han recibido numerosas quejas de clientes respecto a su servicio. Por ejemplo, en agosto de 2020, algunos problemas operativos de Revolut provocaron que sus clientes sufrieran retrasos en el cobro de sus nóminas.

La complejidad para desarrollar un nuevo modelo de negocio bancario emergente, tener que competir con los grandes bancos comerciales y  estar sometidos a la regulación bancaria son algunos de los desafíos para estos neobancos. Además, la congelación en plena pandemia de las inversiones que hasta ahora estaban haciendo los fondos de capital-riesgo en estas entidades, hace que tengan que afrontar estos retos con menores recursos externos. En este sentido, como algunos analistas apuntan, puede que para este modelo de negocio acabe triunfando sea necesaria un crecimiento mucho mayor que el actual[4].


[1] Global Report: Neobanks 2021 – Shifting from Growth to Profitability?. Exton. 7 enero 2021. https://extonconsulting.com/blog/2021/01/07/global-report-neobanks-2021-shifting-from-growth-to-profitability/

[2] Monzo sees losses double despite revenue bump . Sifted. 20 julio 2020. https://sifted.eu/articles/monzo-annual-results-2020/

[3] European Challenger Banks Struggle to Turn a Profit: Research. Fintechnews. 4 noviembre 2019 https://fintechnews.ch/pfm/european-challenger-banks-struggle-to-turn-a-profit-research/31408/

[4] Europe’s digital banks got a ‘wake-up call’ in 2020. And consolidation could be coming. CNBC. 30 diciembre 2020. https://www.cnbc.com/2020/12/30/europes-digital-banks-got-a-wake-up-call-in-2020-whats-next.html

Descarga Newsletter (formato PDF)

Funcas

Think tank dedicado a la investigación económica y social

Contacto
C/ Caballero de Gracia, 28 | 28013 Madrid, España
+34 91 596 57 18 | funcas@funcas.es
Síguenos
Send this to a friend